¿Hay algo más agradable que dejarse mecer por las suaves olas en un día soleado? Los participantes en este experimento seguro que opinan que no, pues han querido formar parte de un nuevo récord Guinness en el que esta forma de flotar era un requisito imprescindible.

Dejar respuesta