• Cara limpia: La piel propensa al acné es normal o grasosa, por lo cual es necesario que tengas productos limpiadores y tonificantes que vayan de acuerdo a tu tipo de piel.
  • Hidrátate: La vitamina E es buena para aminorar las espinillas. Usa una crema que sea ligera y no tape los poros.
  • Limón: En un vaso con agua exprime un limón,  tómalo todas las mañanas. La vitamina C minimiza las manchas.
  • Té verde: Bebe 2 o 3 tazas de té verde todos los días. Te ayudará a eliminar las toxinas que causan el acné.
  • Jugos vegetales: No importa cuál es tu favorito, los jugos de vegetales con limón fresco te ayudaran a mantener la piel sana (y tu peso).
  • Mascarilla de papa: Realiza  una mascarilla con papa rallada, úsala 2 o 3 veces por semana, déjala en la cara hasta que se seque, y lávate la cara.
  • Mascarilla de limón y glicerina: Realiza una mascarilla con una parte de jugo de limón y dos partes de glicerina y úsala una vez por semana.
  •  Evita los químicos: Evita jabones con químicos agresivos, pues la piel propensa al acné es muy sensible.
  •  Toma agua: 8 vasos de agua al día te ayudaran a mantenerte hidratada sin importar tu tipo de piel.

Dejar respuesta