Los forúnculos o furúnculos son unos sacos dolorosos, llenos de pus que se forman debajo de la piel cuando las bacterias infectan e inflaman uno o más de los folículos pilosos. Es común que aparezcan en  cara, las axilas, la garganta, los muslos y las nalgas.

Las causas básicamente es Staphylococcus aureus una bacteria que habita en la piel, algunas veces en la garganta y fosas nasales, responsables de algunas enfermedades que comprometen en sistema respiratorio.

Las bacterias estafilococos que causan forúnculos generalmente entran a través de un corte, un rasguño o una rotura de la piel. ¿Cómo ocurre? los glóbulos blancos especializados llamados neutrófilos van deprisa al lugar para combatir la infección. Esto conduce a la inflamación y finalmente a la formación de pus, una mezcla de las viejas células blancas de la sangre, las bacterias y las células muertas de la piel.

Te presentaremos 4 maneras sencillas de eliminarlos.

1.- Agua. El agua es indispensable para todo e funcionamiento del cuerpo humano y esta vez no será la excepción, se debe consumir gran cantidad de agua para prevenir la aparición de forúnculos y reducir su intensidad.

2.- Cebolla. Por ser el mejor antisético de todos los vegetales, cortar una rebanada de cebolla y ponerla en la zona afectada minimizará el proceso de curación.

3.- Calor. Cuando los furúnculos se encuentran en la etapa inicial el calor ayudara a mejorar la función de los anticuerpos naturales de las células blancas de la sangre, a través de su función vasodilatadora que  aumenta el proceso fisiológico.

4.- Cúrcuma. La cúrcuma también es conocida por sus propiedades antisépticas y puede acelerar el proceso de curación de las zonas afectadas. Hacer una pasta con la cúrcuma, aceite de ricino y yodo y aplicar sobre el segmento de la piel que requieren tratamiento.

Dejar respuesta