¿Quién no adora un buen perfume? Oler delicioso es una de las aficiones que cualquier chica y mujer adora de arreglarse día con día.

Sea en unos puntos clave o rociarse con una llovizna de fragancia, pero como todo en la vida, los excesos son dañinos.

A continuación conocerá el por qué puede que este ritual sea perjudicial para usted y para sus más queridos, incluido, su bebé no nacido.

Los perfumes pueden causar alergias.

Al comprar un nuevo perfume procura probarlo antes en alguna zona pequeña de tu cuerpo. Si no observas reacción alguna, al menos pudiste prevenir una terrible alergia.

Para la playa: nunca.

La exposición de un perfume cuando se estará expuesta a los rayos solares por mucho tiempo es perjudicial. Además de provocar alguna reacción, puede ser el causante de manchas oscuras en tu piel.

Evita las manchas, evitando la bergamota.

Procura que el perfume no tenga bergamota. Esta esencia de lima aromática puede causar manchas en la piel.

Cuídate de los perfumes durante el embarazo.

De acuerdo a un estudio del Centro de Investigación Nacional de Toxicología, reportes médicos han alertado sobre la neuro-toxicidad de los perfumes en casos de mujeres embarazadas.

“Tiene mayor probabilidad de que los bebés desarrollen desordenes cerebrales”.

 

Con información de Salud 180

Dejar respuesta