Mathilde Brober es una joven que a los 21 años llegó a pesar 126 kilos. Calificada como obesa mórbida, su esperanza de vida fue notoriamente reducida.

Afortunadamente, Brober lo notó a tiempo por lo que comenzó una batalla para cambiar sus hábitos alimenticios así como a realizar de manera regular ejercicio.

Hasta aquí su historia de superación va de lo más común. Pero hay una clave importante de cómo Brober logró un cambio más allá de lo radical, y sin necesidad de ninguna cirugía.

La joven danesa logró perder 67 kilos en tiempo récord gracias a comer con tan solo una cucharilla de café. 

Esto logró engañar a su organismo, por lo que cuando ingería alimentos, su cerebro registraba que estaba comiendo grandes cantidades de alimentos.

Desde el verano del 2012, su riguroso plan empezó a resultar efecto por lo que esos kilos que le sobraban ahora solo forman parte de su pasado.

Por fortuna, su historia y su consejo ya se han hecho viral en Instagram, donde suele publicar fotografías del increíble antes y después así como de su muy saludable vida.

La fama le ha servido para ser modelo deportiva y entrenadora personal. “Si yo lo he conseguido, tú también!” Es el mensaje que le acompaña día con día.

Todo con perseverancia y fuerza de voluntad.

 

 

Con información La Vanguardia 

Dejar respuesta