Aunque parezca mentira, más de la mitad de las gafas de sol que se venden en España no cumplen con la normativa europea de seguridad. Para no correr riesgos innecesarios, la primera medida que debemos tomar es acudir a un establecimiento que nos ofrezca plenas garantías. En las ópticas, el profesional nos puede asesorar, además, sobre el modelo que más se adapta a nuestras necesidades.
Según el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, estos son los factores que debemos tener en cuenta a la hora de comprar unas gafas de sol:

– Marca CE (Conformidad Europea). Este distintivo garantiza que las gafas cumplen con una serie de pautas exigidas por el estándar europeo por lo que respecta a su capacidad de filtrar la luz, resistencia de la montura…

Número de categoría de filtro. Es el equivalente al índice de protección de las cremas solares. Va de cero a cuatro en función de su capacidad de absorción a la luz. el número 4 es el que mejor filtra los rayos solares y se recomienda para la práctica de deportes acuáticos y de montaña. El número 3 es el que suele utilizarse para ir a la playa, el número 2, para hacer deporte y el número 1 para los días nublados.

– Color. Las lentes de color ámbar o amarillo se aconsejan en ambientes con niebla o de  poca luz. Las grises o ahumadas son las más apropiadas para uso general y, muy especialmente, para conducir, ya que ofrecen una percepción correcta de los colores. Las lentes marrones son similares a las grises aunque aumentan más el contraste. Las azules no son recomendables ya que alteran totalmente la percepción de los colores.

Dejar respuesta