Nuestro sentido de la audición es uno de los que más utilizamos y, a diario, lo sometemos a diferentes niveles de ruidos que, con el paso del tiempo, pueden afectar a nuestra calidad auditiva.

El oído es algo que tenemos que cuidar y aunque no siempre lo tengamos presente, debemos estar atentos a los síntomas de que ya no oímos como antes. Como en todo, para evitar que algo se “estropee” debemos tener unos cuidados mínimos que nos permitan asegurarnos de que hacemos todo lo posible por salvaguardar la salud de nuestro oído. Seguro que alguna vez has sentido sonidos o golpes en tus oídos, también conocidos como Audífonos, que no provienen de ningún estímulo externo, puede que estés comenzando a tener problemas auditivos. Algunos de esos cuidados son:

  • Intentar no utilizar varios aparatos sonoros al mismo tiempo.
  • Reducir el volumen de esos aparatos.
  • Mantener el volumen de los aparatos sonoros por debajo del 60%.
  • No introducir elementos como bastoncillos en los oídos.
  • Visitar al médico siempre que notemos molestias en los oídos, podrían derivar en algo mucho peor.
  • Los mayores de 50 años deben pasar una revisión auditiva, a esa edad es cuando más problemas se presentan.

Estos son solo algunos de los consejos que podemos daros para que vuestra salud auditiva siga teniendo calidad aunque, por diversos motivos puede que comencemos a tener pérdidas de audición. Las revisiones son la mejor opción si notamos que ya no escuchamos como antes, tenemos que pedir que nos repitan las cosas, hablamos más fuerte de lo normal, etc. Hay diferentes niveles de pérdida auditiva, y por eso es tan importante una revisión, porque si existe algún problema podemos obtener una solución que evite que ese problema vaya a más y, de tener un nivel leve o moderado, si no acudimos a una clínica auditiva, puede que acabe evolucionando en profundo, el nivel más elevado de falta de audición.

Las clínicas especializadas en audición como GAES son expertas desde hace años en plantear soluciones a las personas con dificultades auditivas y, además de ofrecer diagnósticos avanzados y personalizados, también podrán darnos una solución adaptada específicamente a nosotros, pudiendo elegir entre implantes auditivos, protección auditiva, etc. La solución que el profesional escoja para nosotros estará basada en el nivel de pérdida que tengamos y diferentes elementos que el médico analizará. Por eso, cuanto antes nos planteemos hacernos una revisión más seguros estaremos de si necesitamos o no una solución y, en caso de que sea así, poder contar con un equipo de profesionales.

Dejar respuesta