Cada ciudad tiene sus propias leyendas locales, historias de criaturas misteriosas que se convierten en el forraje de conversaciones susurradas alrededor de alguna fogata o un encuentro entre amigos. Algunas, como la leyenda del diablo de Jersey, adquieren una gran atención nacional, mientras que otros cuentos, tales como el Boogeyman de Burlington, no se expanden más allá de las comunidades originarias. Una de esas leyendas locales ha sido durante mucho tiempo un secreto de la ciudad de Greenock, Escocia: Catman, el misterioso hombre-gato que se alimenta de ratas. ¡No se lo pierda!

Jersey Devil

El pintoresco pueblo pesquero de Greenock, a solo 25 millas al oeste de Glasgow, se enorgullece de su rica historia marítima, su lugar entre los mejores 50 senderos de Escocia, y sus bellamente restaurados edificios victorianos. De hecho, se ha considerado desde hace tiempo una de las ciudades más encantadoras del país. Pero cuando el sol se pone y la noche desciende sobre sus costas, los residentes de Greenock saben que algo se arrastra sobre la oscuridad, observándose silenciosamente mientras se apresuran para regresar a sus hogares.

Durante muchos años, la única evidencia del Catman fueron los cuentos de segunda mano sobre ojos brillantes en la oscuridad, o algún amigo que jura haber visto salir a una figura negra de una tubería, con una rata moribunda colgando de sus mandíbulas. Para algunos, el Catman era una bestia criptozoológica, la última de su clase que vivía en los bordes de la sociedad. Para otros, la leyenda del hombre gato fue obra de bromistas locales con la intención de asustar a los borrachos que salían de los pubs por la noche.

gato de ojos saltones

Incluso la policía, que a menudo presentaba informes sobre los avistamientos del Catman, no sabía qué hacer con todas esas historias. Luego, a finales del año 2000, un vídeo pixelado capturado con un teléfono celular cambió todo eso. El Catman era totalmente real. El clip mostraba que el Catman no era una especie de monstruo desconocido, sino un ser humano después de todo. Mientras el autor del vídeo le hablaba, Catman mostraba una rata muerta en su boca llena de hollín y suciedad.

Catman de Greenock

Como se puede imaginar, la grabación discurrió entre los jóvenes de Greenock, convirtiéndose en el tema candente de las discusiones locales, antes de ser subido a Internet, donde rápidamente se extendió hacia muchos lugares de todo el mundo. El departamento de Trabajo Social de Greenock se dio cuenta del vídeo, diciendo a los periódicos locales que habían enviado a uno de sus trabajadores a buscarlo, aunque no consiguieron encontrar nada. Nadie está completamente seguro de cuánto tiempo ha estado el Catman al acecho en los callejones y túneles de Greenock, pero algunos de los primeros informes datan de mediados de los 70.

Catman de Greenock

Algunos dijeron que se trataba de un marinero ruso que había quedado atrapado en Escocia, obligado a vivir en las calles. Otros afirmaron que fue víctima de una paliza en la que le habían roto las piernas, teniendo que esconderse y arrastrarse. Algunos informes indicaron que Catman era un fugitivo loco de instituto mental local. A pesar de los diversos antecedentes, algunos detalles siempre permanecieron iguales: Catman siempre se arrastraba, hablaba de forma rara, y siempre estaba comiendo ratas.

Catman de Greenock

Un informe de 2010 prestó más crédito a sus rasgos de gato: “Catman es definitivamente real. Me dio un gran susto. La primera vez que lo vi era totalmente oscuro, y solo pude ver sus ojos. Su cara es totalmente negra como en el vídeo. Se escondía en los alrededores de Scotts Lane, sobre los arbustos, señalando la carne de gato que quedaba en el suelo, pidiéndome que se la pasara a través de la valla. Creo que tenía miedo de salir del camino. Yo solía comprarle algunos kebabs cuando regresaba a casa de clase de danza, pero ahora no se ha vuelto a ver debido a que el ayuntamiento a reforzado las vallas y que no pueda ser alimentado”.

Catman de Greenock

A medida que la leyenda del Catman crecía, los medios de comunicación comenzaron a tomar interés en la historia. En 2010 un documentalista local se dispuso a descubrir la verdad sobre el hombre, pero se encontró con numerosos obstáculos. No importa donde fuese, aquellos que supuestamente conocían la verdadera historia de Catman se negaron a hablar ante las cámaras. Lo que se supone que debía ser un largometraje documental, terminó siendo un segmento de cinco minutos que planteó más preguntas de las que respondió.

Catman de Greenock

A día de hoy, parece que nadie sabe, o revelará, la verdadera identidad de Catman, de dónde es, o cómo terminó viviendo de esta manera en los túneles de Greenock. Su supervivencia durante medio siglo es bastante chocante, pero tal vez no tan misteriosa como uno podría pensar cuando se considera la bondad de los lugareños que han tratado de ayudar al hombre a lo largo de los años. “Vivo en Greenock y puedo afirman que Catman existe. Tiene varios lugares en los que se queda, detrás de las tiendas de la estación de autobuses o de almacenes abandonados. Algunas personas le dejan cosas y de vez en cuando encuentra mantas que alguien ha dejado para él”.

Catman de Greenock

El Catman todavía está vivo, aunque no tan bien, con imágenes de su rostro ennegrecido apareciendo en abril de 2015 en su Facebook. Sí, incluso tiene una página de Facebook, una que, tal vez cruelmente, lo clasifica como mascota. Es la misma página donde, hace un tiempo, se informó de que Catman había sido trasladado al Hospital Ravenscraig. Después de su primera aparición en Greenock hace más de cuatro décadas, tal vez el misterio del Catman finalmente sea resuelto. Habrá que mantenerse al tanto.

Catman de Greenock

Dejar respuesta