A simple vista puede parecer una esponja, pero se trata de uno de los materiales creados más resistentes y a la vez más ligeros de la historia: es diez veces más fuerte que el acero y tiene una densidad de solo el 5 por ciento.

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés) han conseguido comprimir y fusionar partículas de grafeno, un cristal de átomos de carbono que en su forma bidimensional ya era conocido por su resistencia. Sin embargo, hasta ahora, había sido imposible trasladar esa fuerza bidimensional a un uso en tres dimensiones.

“Hemos hecho realidad el deseo de convertir esos materiales dimensionales en estructuras tridimensionales”, explicó en un comunicado Markus Buehler, jefe del departamento de ingeniería civil y ambiental del MIT y uno de los autores del estudio, publicado en la revista ‘Science Advances’.

El equipo consiguió crear una estructura estable y de gran resistencia utilizando una combinación de calor y presión para conseguir comprimir pequeñas láminas de grafeno. Las formas resultantes tenían una superficie enorme en proporción a su volumen, y resultaron ser extraordinariamente fuertes.

Dejar respuesta