Vivimos rodeados de colores intensos, cálidos y sobrios que intuitivamente incorporamos en la decoración de nuestro hogar y en la ropa que nos ponemos.

Si te fijas en los colores que predominan en tu vida, te darás cuentas que casi todos están dentro de las mismas tonalidades.

¿Te gustaría saber la razón de por qué esos colores te atraen como imán aun cuando hay otros que te gustan? Porque hay ciertos rasgos de la personalidad que son más afines con unos colores que con otros.

Este es el significado de cada color según la personalidad:

– Rojo: 
Vives la vida a través de los cinco sentidos. Eres una persona optimista, segura de sí misma, positiva y muy activa. En el trabajo, competitiva. Tienes un temperamento impulsivo que debes controlar.

– Naranja:
 Carácter serio pero muy sociable. Necesitas estar rodeada de personas, compartir en grupo y ser parte de ellos. Te es fácil ser compresiva. Buscas retos físicos como los deportes y te gusta sentirte orgullosa de tus logros personales.

– Amarillo:
 Eres creativa y organizas tu mundo de una forma lógica, de igual forma expresas tus ideas e implementas nuevos proyectos. Analítica y crítica de ti misma y los demás. Mantienes tus emociones al margen.

– Verde: 
Amar y ser amada es tan vital para ti como sentirte segura que esas personas no te hieran. Estás llena de esperanza y optimismo. Necesitas que reconozcan tus esfuerzos, aunque sea con un simple ’gracias’.

– Azul:
 Buscas la paz y tranquilidad interna. Quieres vivir en acorde con tus creencias y forma de pensar. No te gusta tener que cambiar tu forma de vida para complacer a otros.

– Morado: 
Tu vida sentimental y espiritual es ordenada. Eres sensible, cuando te hieren, nunca lo demuestras. Cuidadosa con los sentimientos ajenos. Siempre esás lista para ayudar, o ser parte de causas humanitarias que beneficien a otros.

– Marrón:
 Real como el color de la tierra, práctica. Amante a la vida sencilla y cómoda junto al apoyo de tus seres queridos.

– Gris: 
Una persona conservadora, balanceada, fría, compuesta y difícil sacarla de sus casillas. Prefieres conformarte para mantener la paz que hacer lo que realmente te apetece.

Dejar respuesta